. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2232. Jueves, 23 mayo, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo trigésimo segundo: " La frase que más reúne la vida y la muerte es la de:"!Estoy hecho polvo!" (David D, 37 años; sus labores)

Es raro que comer helados, con lo buenos que están, no sean algo inmoral. Un cardenal de mis tiempos -el renacimiento italiano año más año menos-, decía cada vez que tomaba un helado:" Es delicioso, lástima que no sea pecado". En realidad no se comprende por qué tomar un helado no es inmoral, cuando lo es todo lo demás. Debe haber alguien muy gordo detrás de la industria de los helados; sino, ya habría brigadas especiales para perseguir a los adictos de los helados, y su tráfico estaría en manos de bandas colombianas. Por lo menos.