. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2241. Miércoles, 5 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo cuadragésimo primero: " Hay tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe y saber lo que no debiera saberse" (François de La Rochefoucauld, 1613 - 1680; escritor francés)

Hay gentes apegadas a la tierra y que sólo creen en aquello que ven. Gentes de sentido práctico, ajenos a lo fantástico, cuyas mentes son incapaces de concebir las maravillas del mundo infantil. Conozco a infinidad de individuos a los que si les hablas de las hadas, de los gnomos, o de los enanitos del bosque, soltarían tal carcajada que arruinarían nuestros tímpanos.

Son los que piensan que a ellos no los engañan con fábulas, leyendas y cuentos.

Pero luego van y dejan su dinero en los bancos. Tan tranquilos. ¡Bendita inocencia!