. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2247. Jueves, 13 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo cuadragésimo séptimo: " Quid quid latine dictum sit, altum videtur" -cualquier cosa que se diga en latín, suena más profunda-. ( Proverbio latino)

Una noticia espectral y fantasmal quebró ayer mi dulce sesteo matinal (la siesta de la burra -del carnero la llaman otros- es, laboralmente hablando, justa y necesaria); el sorbo de café con leche casi se corta, del susto, en el paladar, y el bollo se atascó en el gañote. A punto de asfixiarme oiga.

Decía un señor candidato a lo de las elecciones esas que el gobierno está preocupado por la crisis, por el paro, y por el continuo subir del coste de la vida. !Hombre, me alegro de que el Gobierno participe de mis mismas preocupaciones! aunque me gustaría más que además de preocuparse, las arreglara.

Cosas de uno, que todavía cree en el ratoncitopérez y hasta en losreyesmagos si hace falta. !Bendita inocencia!