. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2249. Lunes, 17 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo cuadrágesimo noveno: "La constancia es el complemento indispensable de todas las demás virtudes” (Giuseppe Mazzini, 1805 - 1872; político italiano)

Desolado, abrumado, aturdido, desamparado, indefenso, abobado, incompetente, desabrigado, noqueado, atolondrado, desheredado, baldío, absorto, estéril, angustiado, fatigado, saturado, inútil, inerme, meditabundo, desfallecido, extenuado, abandonado, alelado, estúpido, desmantelado, desganado, fastidiado, apático, abstraído, impotente, incapacitado, inepto, agilipollado, atontado, agobiado, cansado, molesto...

La lista de adjetivos que pueden definir el estado de ánimo de cualquier lunes a estas horas puede ir hasta el infinito y más allá.

Tengo sueño. Mucho.