. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2252. Jueves, 20 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo quincuagésimo segundo: "Si usted está hasta las narices de tal o cual cosa, consuélese pensando que los eunucos también lo estarían y con mayor motivo que el suyo". (Gerardo Diaz, 34 años, jubilado de la Renfe)

Tras varios días de búsqueda ha sido, por fin, encontrada la boina de don Rodrigo Sánchez, tan solicitada a través de varias redes sociales y anuncios de prensa, ya que se trataba de un recuerdo familiar muy apreciado, habida cuenta de que toda la familia Sánchez procede del norte. Como dato curioso podemos relatar las circunstancias del hallazgo. Don Rodrigo sufrió la semana pasada una delicada intervención de cerebro y parece ser que, de modo accidental, al colocarle de nuevo la calota, la boina le quedó dentro, a la altura interior de las cejas. Afortunadamente, al quejarse el señor Sánchez de que algo se le había metido en el ojo, fue cuando se pudo comprobar que el rabo de la prenda, que no había sufrido el consabido capamiento, le sobresalía por un lagrimal. Este hecho viene a poner de manifiesto cómo los avances técnicos de la medicina pueden llegar a detectar de modo inequívoco la presencia de cuerpos extraños en el organismo.

La ciencia no se detiene en su camino de hacer de nosotros lo que debemos ser. Enhorabuena.