. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2255. Martes, 25 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo quincuagésimo quinto: "Los astutos vencen siempre en el primer momento y suelen ser vencidos antes del fin". (Giovanni Pannini, 1691 - 1765; pintor italiano)

Uno de los métodos anticonceptivos más extraños que a lo largo de la historia han recomendado los médicos, corresponde sin duda a los promovidos por el griego Soranus (138-98 a.C) uno de los galenos de la antigüedad más preocupados por la anticoncepción. Por ejemplo, sugería a las mujeres que recogieran el agua que desechaban en las herrerías para enfriar el hierro candente y que se la bebieran tras el coito. Soranus también recomendaba que la mujer diera siete saltos hacía atrás, para así expulsar el "liquido masculino".

Reconozco que un poco absurdo sí que parece, sí, pero, oye, si lo dice un médico que tienen estudios y eso... pues por algo será. Lo de ser corporativos lo llevamos a rajatabla, ¡Anda que no!