. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2300. Lunes, 23 septiembre, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo: “Es mejor no saber cómo se hacen las salchichas ni las leyes” (Fernanda L. 34 años, ama de casa)

La asepsia es cosa de maricas ¿Es que los moribundos van a ir a una fiesta, a casarse, o a la piscina? Entonces, ¿qué más da que estén sucios? Un moribundo sucio da más aspecto de moribundo, de honrado agonizante, de persona que no quiere aparentar. ¿Y los médicos? ¿Qué falta de piedad es esa de ir todo limpio y oliendo a colonia a ver a una piltrafa humana que se revuelca en sus dolores? ¿Es eso amor al prójimo? No, señor. Es presunción y soberbia de la vida. Y eso no es que lo diga yo. Es que se ve.