. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2301. Martes, 24 septiembre, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo primero: “A una pequeña chispa sigue una gran llama” (Dante Alighieri, 1265-1321, poeta italiano)

Estamos acostumbrados a vacaciones como lo que son, pero también puede usarse el singular: vacación. Viene del verbo vacar, quedar un empleo sin persona que lo desempeñe, de donde también salió, por ejemplo, vacante. Existe también el verbo vacacionar, y en algunos países, la palabra vacacionista, referida a quien disfruta de vacación, una ocupación buena, muy buena.

Y yo que lo reconozco, que sí, que soy básico, ya he encontrado mi verdadera vocación, el trabajo para el que estoy sobradamente preparado. Como un chucho casero, dormir, comer, pasear y que te rasquen la barriga. Quiero ser vacacionista. Con sueldo.