. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2305. Lunes, 30 septiembre, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo quinto: “Me ha dicho una mujer de vida fácil que la vida está cada día más difícil… y ellas saben mucho de eso. (Gerardo D. 64 años, jubilado)

Los comentaristas políticos están comentando muy a sus anchas, después del estiaje del verano, el caso de un concejal de un pueblo de Soria que ha anunciado a bombo y platillo que no piensa presentarse a la reelección. Es el primer caso desde hace la tira de años -se añade- que un concejal no alberga en las entretelas más críticas de su corazón la secreta esperanza de que un grupo de amigos le animen a seguir en el tajo.

También dicen los comentaristas que esto está muy feo, y que a dónde vamos a llegar a este paso. Si todos siguen el mal ejemplo de este concejal soriano, resultará que los ayuntamientos serán renovados de arriba a abajo y entonces todo será un caos, porque no habrá quien sepa el año que viene si la orquesta en las fiestas será más de paquitoelchocolatero o de georgiedann algo que, visto que los recortes afectan a todos los servicios menos a las fiestas patronales, debe de ser primera -y casi única- preocupación de los vecinos.