. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2307. Martes, 8 octubre, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo séptimo: "Quienes piden lógica a la vida se olvidan que la vida solo es un sueño. Y los sueños no tienen lógica”. ( Amado Nervo, 1870-1919 poeta mexicano)

Yo amo a la humanidad por encima de todo. Pero no con un amor ligero, coyuntural. Lo mío es un amor para siempre. Matrimonial para toda la vida, de los de antes. Quiero que la humanidad sea grande el día de mañana. Yo pienso en el futuro, y a ese futuro pienso dedicar mis esfuerzos, mi patrimonio, Sí, repito, mi patrimonio. Toda mi fortuna la pondré a los pies de la humanidad. !No seré tacaño ni mezquino! Miles de millones que entregaré a quien corresponda con la sonrisa en los labios. Por eso debo darme prisa. Necesito ganar esos millones como sea. ! Inmediatamente! !caiga quien caiga! Mi desprendimiento y mi amor a la humanidad no pueden consentir que yo siga viviendo con un miserable sueldo!