. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2163. Jueves, 31 enero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo sexagésimo tercero: "Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. Bajo el comunismo es justo lo contrario". (John Kenneth Galbraith, 1908 - 2006; economista canadiense)

Ya sé que según aquella clasificación que aprendimos en el colegio estamos en distinto reino, pero no somos tan diferentes de los árboles. Tenemos más similitudes de las que creemos. Sólo hay que ver lo frondosos que, como ellos, nos vamos poniendo según van pasando los años.

De hecho, igual que puede saberse la edad de un árbol por los aritos que le van saliendo en el tronco, se puede saber la edad de un hombre por los aritos que nos van saliendo en la cintura.