. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2258. Viernes, 28 junio, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo quincuagésimo octavo: "A medida que gano en experiencia, pierdo en pelo". (José G., 26 años, modelo de ropa para los catálogos del Carreforur)

Un anciano de 95 años, llega al médico para su chequeo de rutina. El doctor le pregunta cómo se siente.

-Nunca estuve mejor -le responde-, mi novia tiene 18 años. Ahora está embarazada y vamos a tener un hijo.

El doctor piensa por un momento y dice:

- Permítame contarle una historia: Un cazador que nunca se perdía la temporada de caza salió un día tan apurado de su casa que se confundió tomando el paraguas en vez del rifle. 'Cuando llegó al bosque, se le apareció un gran oso. El cazador levantó el paraguas, apuntó al oso y disparó. ¿A que no sabe qué pasó?

- No sé, - responde el anciano - . Ni idea.

- Pues que el oso cayó muerto frente a él, concluye el doctor.

- Imposible - exclama el anciano -, alguien más tuvo que haber disparado.

- Mire..: a ese punto quería yo llegar oiga.