. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2324. Jueves, 31 octubre, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo vigésimo cuarto: " Somos fácilmente engañados por aquellos a quienes amamos” (Molière, 1622 – 1673; actor francés)

Aquel olor actuó como un excitante estímulo y su cuerpo respondió con una reacción inesperada. Notaba el aumento de sus palpitaciones al mismo tiempo que la respiración se le aceleraba. La tensión corporal dio lugar a un enrojecimiento de la piel que apenas pudo percibir debido a la intensa dilatación de sus pupilas; en cambio, si se le reveló la rigidez muscular de su rostro, cuando las sensaciones se difundieron por todo su cuerpo. Calmada esta fase, la relajación que experimentó le hizo sentirse como el paraíso. Pero no, no había alcanzado ese idílico lugar, simplemente había sentido un orgasmo.

Aquí un post postconceptual, aquí un peluche. Hasta el lunes pues.