. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2377. Viernes, 31 enero, 2014

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo septuagésimo séptimo: "Se habla mucho de la dignidad del trabajo, pero la auténtica dignidad está en el ocio". (Woody Allen, 1935, cineasta estadounidense.)

Entre todas las causas que disminuyen las ganas de coitear, ésta es la más extraña. Y con mucho. Una investigación que publica el American Journal of Sociology, afirma que los hombres cuyas parejas se convierten en buenos amigos de los amigos de sus parejas tienen hasta un !92%! de probabilidades de experimentar problemas de erección.

Claro que fijándose en que el estudio comprendía a hombres entre los 57 y los 85 años, uno se da cuenta de que, posiblemente (solo posiblemente) también influya en que la erección tiene algo que ver con la edad. Pero sobre todo te das cuenta de que forma más tonta gastan los americanos el dinero. Y del tiempo que perdemos los demás en leer sus tonterias. Ya te digo.