. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2397. Viernes, 28 febrero, 2014

 
Capítulo Dosmilésimo tricentésimo nonagésimo séptimo: “¿Y a ti cómo te gustan los huevos? ¿A mí? que me reboten en la barbilla”. (Eduardo M. 36 años, político).

Un 20% de las mujeres que practican yoga o pilates aseguran haber llegado al climax mientras lo practicaban.

Y yo pensando que las que se apuntaban a estos asuntos eran las típicas aburridas premenopáusicas, que intentaban llenar su tiempo con algo sin sentido que antes ni siquiera sabían que existía.

¡Ahora lo entiendo todo!