. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2516. Martes, 30 septiembre, 2014

 
Capítulo Dosmilésimo quingentésimo decimosexto: " Lo bueno de la televisión es que si algo importante ocurre en cualquier parte del mundo, sea de día o por la noche, siempre puedes cambiar de canal”. (Jim Ignatowski; taxista).

Si conservas algún viejo televisor de aquellos que tenían culo, corre a desempolvarlo, porque los televisores con la pantalla curvada vuelven a estar de moda. Es cierto que la curva ahora es al otro lado, hacía adentro; pero tampoco vamos a perdernos en detalles.

Si uno pregunta que ventajas ofrece un televisor con pantalla curvada hay que ponerse a la cola de los que quieren averiguarlo. La explicación más sencilla de su existencia, la explicación que probablemente es la correcta, es que ahora se pueden fabricar pantallas así y antes no.

Ya nos saben que inventar para vendernos cosas.