. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2539. Viernes, 31 octubre, 2014

 
Capítulo Dosmilésimo quingentésimo trigésimo noveno: “El orgasmo es el gran devorador de la lengua. Solo permite el gemido, el aullido, la expresión infrahumana, pero no la palabra”. (Isabel Allende, 1942, escritora chilena).

El síndrome de koro es un curioso trastorno psicológico: los afectados creen que su pene se está reduciendo poco a poco, algo que, como es obvio, no ocurre. Su mayor temor es que decrezca hasta el punto de retraerse dentro del abdomen y, al final, provocarles la muerte. El término que le da nombre, koro, proviene de la isla de Java y significa "cabeza de tortuga", y plantea un problema físico ya que los afectados buscan todo tipo de remedios para detener el empequeñecimiento, como colgar pesos o estiramientos brutales.

En principio, este mal solo se da en el sudeste asiático, algo que es normal ya que cualquiera de ellos que se compare con el resto de la humanidad tiene que pensar que lo está sufriendo.