. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2608. Miércoles, 25 febrero, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo octavo: “El hombre que camina en la oscuridad no tiene sombra”. (Proverbio africano)

Las personashumanas tenemos, de serie, cinco sentidos; unos sentidos que tienen un problema: con el tiempo les pasa lo que a los electrodomésticos, que se joden (o a veces ya vienen jodidos de serie). Para estas situaciones, el hombre y su tecnología ha creado aparatos que permiten compensar esas faltas Por ejemplo, si te falla el oído te puedes poner un audífono (señores del sonotone o del whisperxl, acepto publicidad por decir marcas).

Sin embargo, hay gente a la que le da cosa ponérselo y no hay razones: los audífonos molan. A ver, estar sordo no mola pero llevar un cacharro de esos puede hacerlo. Todo depende de cómo lo enfoques, porque sí, puedes pensar que ya eres un viejo patético cuyo oído se está quedando seco, pero también puedes pensar que eres un agente secreto con un pinganillo de esos rollo: "aquí agente pe, me recibe, contacto visual establecido, mantengo posición hasta recibir órdenes”.

Basta hacer una prueba subiéndose en el autobús con uno y ponerse a susurrar frases incoherentes. Fiplan.