. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2609. Jueves, 26 febrero, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo noveno: "Cuento y camelo, mucho hay y poco vemos". (Refrán castellano).

Pase que por aquel entonces no había ciudades normales ni urbanizaciones, por lo que, es verdad, la gente vivía en el bosque. Pase que a la tal Caperucita no se le conozciera más ocupación (aparte de esperar marido) que la de llevarle a su abuelita la comida (rollo telepizza pero sin moto). Y hasta pase que la tal abuelita viviera a tomarporculo de su familia, por más que nos han vendido que antes nadie abandonaba a sus ancianos y todos vivían arropados y juntos en la misma casa.

Pero vamos a ver, ¿qué padres normales le ponen a su hija de nombre Caperucita? Ana, Raquel, incluso Rebeca (por más nombre de chaqueta que tenga) es medio normal, ¿pero, Caperucita? Igual que si a uno van y le ponen pantalón verde o sudadera azul.

Que no la querían sus padres, !hombre ya!, que no la querían. Y no se yo si eso es buena moraleja para un cuento infantil.