. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2614. Jueves, 5 marzo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo decimocuarto : "Nada se parece tanto a la ingenuidad como el atrevimiento” (Oscar Wilde, 1854 – 1900; novelista irlandés).

A pesar de todos los efectos secundarios que tiene, algunos siguen empeñados en casarse. Que sí, que solo es una boda, es decir, un enlace entre dos personas que se quieren ante los ojos de un juez. Pero es que ya de entrada piensas, si para casarme he de firmar un papel delante de un señor que se encarga de meter en la cárcel asesinos, violadores y ladrones.. esto del matrimonio mucha confianza y seguridad como que no da.