. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2617. Martes, 10 marzo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo decimoséptimo: “La humildad es una virtud tan práctica que los hombres se figuran que debe ser un vicio.” (Gilbert Keith Chesterton, 1874-1936, escritor británico).

Básicamente, un año es lo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa al sol. Que me he quedado yo pensando: ¿y esto quien lo descubrió? Es decir, ¿tú cómo sabes que la tierra ha dado una vuelta entera? ¿Te pasas mirando todo el rato al cielo -y en el mismo punto- hasta que dices: ¡anda mira el sol vuelve a pasar por aquí!, o cómo? Seguro que era un tío parado que tenía mucho tiempo porque si no.. Que ya hay que estar aburrido para tirarte todo un año mirando al cielo al mismo punto. Aunque esta movida creo que viene de los griegos y los romanos, gente que si no estaban entretenidos con brutales batallas de gladiadores y leones en los circos, o celebrando bacanales a lo bestia, pues se aburrían y tenían tiempo para hacer estas cosas.

De todas formas, y voy a lo que iba, el que lo descubrió tendría que haber pasado a la historia como uno de los mayores hijoputa de la susodicha (historia), ya que sin él no existirían los años y por lo tanto nunca los cumpliríamos. Que hay cada impresentable por el mundo que parece que solo existe para fastidiarle la vida a los demás. !Hombre ya!