. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2627. Miércoles, 25 marzo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo vigésimo séptimo: "La fuerza no va guiada por la prudencia, cae por su propio peso". (Quinto Horacio Flaco, 65 a. C. - 8 a. C.; poeta latino).

Aunque para los que no estamos puestos en zoología simiesca todos nos parecen iguales, el mundo de los monos es increíblemente extenso y está dividido en un montón de diferentes especies.

Los hay pequeñitos y negros, como los chimpancés, cuya mayor virtud es que son capaces de doblar los labios hacía adentro. Los hay enormes y con cierta tendencia a esconderse en la niebla, como los gorilas. Están los mandriles, con sus característicos labios azules y su culo siempre rojo, algo que los hace sospechosos de andar toda la noche de fiesta en chueca. Y están los orangutanes, los raritos de la familia, así, como pelirrojos, y todos sabemos desde que vimos a chuki que uno no puede fiarse nunca de los pelirrojos

Pero lo más inquietante del tema es que según el diccionario mono significa uno, algo que visto la cantidad de monos que hay, no deja de resultar extraño.