. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2628. Jueves, 26 marzo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo vigésimo octavo: “La vida es como un viaje por la mar: hay días de calma y días de borrasca. Lo importante es ser buen capitán de nuestro barco”. (Jacinto Benavente, 1866 – 1954; dramaturgo español).

Estimada industria farmacéutica: ¿por qué odiáis a los adultos? ¿Qué tenéis en contra de los mayores de 16 años? ¿Por qué mierda los jarabes típicos para los niños están tan buenos? Que sí, que hay de todo, pero el que más y el que menos tiene su sabor a naranja, a fresa y hasta a canela, mientras los medicamentos para adultos, teniendo, al menos en teoría, la misma composición, están completamente asquerosos.

Es verdad que los niños se toman la medicina mucho mejor con estos sabores.. pero ¡coño!, los adultos también lo haríamos. Que solo de pensar en tomarse un gelocatil en polvo disuelto en agua te dan los sietemales.