. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2631. Miércoles, 8 abril 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo trigésimo primero: “Seguir un sólo camino es retroceder". (Igor Stravinsk, 1882 - 1971; músico ruso).

Al decir que el órgano más importante del cuerpo humano suele pesar más o menos kilo y medio habrá quien se eche las manos a la cabeza llamándome exagerado. Gente que piensa cosas raras ha habido siempre, pero que conste que yo hablo del cerebro. Un órgano de moda por ser la dieta habitual de los zombis, que vista la proliferación de ellos por todas las partes, no creo yo que a estas alturas de la película nadie desconozca sus hábitos alimenticios.

El caso es que si tú, un día de esos que estás aburrido quedas con un colega y le abres el cráneo (¿por ensañamiento y mala leche?.. no, por afán científico y de conocimiento) te darás cuenta que la masa grisácea y viscosa que aparece, el cerebro, tiene forma de culo, con sus dos hemisferios iguales igual que dos nalgas. Algo que lleva a una conclusión evidente: el ser humano es capicúa, tiene cerebro al principio y al final de su cuerpo. O, según matices, tienen culo al principio y al final de su cuerpo, lo que explicaría el por qué hay tanta gente que parece que piensa con el culo y por qué hay tantos a los que se les ocurren ideas de mierda.