. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2632. Jueves, 9 abril, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo trigésimo segundo: “El mismo diablo citará la Sagrada Escritura si viene bien a sus propósitos”. (William Shakespeare, 1564 - 1616; dramaturgo inglés).

Al principio las personashumanas éramos monos, después pasamos a ser homo erectus y un día, sin saber ni cómo ni por qué, nos pusimos un poco más erectus y se inventaron las camas.

Una gilipollez como una catedral, lo sé, pero llueve sobre mojado, que esta mañana me han levantado con uno de los chistes más tontos que había oído en mucho tiempo y aun así me he pasado un buen rato riéndome.

¿Qué es una pelusa en una silla…? Pues una pelusilla.

Y si uno es capaz de reírse de algo tan malo, uno es capaz de reírse de cualquier cosa.