. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2638. Viernes, 17 abril, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo trigésimo octavo: "Me coge las manos, me atrae hacia él... y yo me dejo caer en sus brazos, mi lugar preferido en el mundo". (50 sombras de Grey).

Técnicamente los alérgicos al polen son alérgicos al semendeplanta, que no pasa nada, es verdad, pero si sufrir alergia ya es jodido de por sí, verlo de esta forma da como un poco de asco.

Y es que llega la primavera y las plantas se ponen a soltar polen como locas. Para ellas es la "mágica sustancia" capaz de inseminar a sus congéneres, sí, pero no deja de ser una sustancia, la sustancia, que se lleva el viento, sin control, que nunca se sabe donde puede terminar y, por lo tanto, quien puede acabar siendo fecundado.

Con esto de los cambios transgénicos y demás cosas raras genéticas vamos a tener que empezar a tener cuidado cuando silbemos para adentro o cuando bostezemos. Por si acaso. Sobre todo en esta época.