. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2639. Lunes, 20 abril, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo trigésimo noveno: “El dinero es un estiércol estupendo como abono, lo malo es que muchos lo toman por la cosecha Joseph Joubert, 1754 - 1824; ensayista francés).

Las personashumanas somos por naturaleza muchas cosas, que siempre hay casos y casos, pero en general tenemos tendencia a ser avariciosos, envidiosos y egoistas. Aunque si algo somos es desconfiados. Pero eso sí, somos desconfiados con motivos y con razones, como vemos día sí y día también; porque en un momento dado y si no hay nadie que vigile, precisamente por ser avariciosos, envidiosos y vagos, acabamos metiendo la mano donde haga falta... especialmente si es en algo público que, como todos sabemos, no es de nadie.

Y a ver, no nos engañemos, a nadie le gusta que le roben. Es molesto. Aunque esta es una afirmación que no acabo de tener del todo clara… vista la cantidad de gente que seguimos metiendo los dineros en los bancos y las cajasdeahorros.

Somos raros, o, en este caso directamente gilipollas.