. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2654. Martes, 12 mayo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo quincuagésimo cuarto: “El triunfo de la demagogia es temporal, pero sus daños son permanentes”. (Charles Pierre Péguy, 1873 - 1914; filósofo francés).

El director italiano de cine Federico Fellini, un tipo listo, se negaba a participar por sistema en cualquier reunión, acto, conferencia o similar al que era invitado. Siempre que podía (o le dejaban) explicaba sus motivos: “... a la mayoría de estos actos sólo asisten dos clases de personas: los que hablan de cosas de las que no entienden y los que no entienden de qué se les está hablando”.

Pues a un servidor, tenaz y acérrimamente incluido en el segundo grupo, se empeñan en convocarle una y otra vez... para aguantar a los del primer grupo. Y de forma obligatoria.

¡Qué ganas tengo de jubilarme! !Qué ganas!