. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2658. Martes, 19 mayo 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo quincuagésimo octavo: “Evita las decisiones desesperadas; pasará el día más tenebroso si tienes valor para vivir hasta el día siguiente” (William Cowper, 1731- 1800; poeta inglés).

Ya lo sabemos: la vida a veces es dura y está llena de obstáculos. Sobre todo en estos tiempos de crisis, desempleo y carencias. Por eso, no tiene mucho sentido que encima uno se la complique con su actitud. O permitir que otros nos hagan las cosas más difíciles. Una vida complicada limita las oportunidades, una vida complicada está llena de guerras ajenas, conflictos, malentendidos sin resolver, culpabilidades, rencores, críticas, juicios, prejuicios y luchas.

No podemos ser los mejores en todo pero podemos ser mejores en todo, al fin y al cabo, como decía no sé quién, sufrirá más de lo necesario el que sufra antes de lo necesario.

Seamos simples. ¡Y que les den!