. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2659. Miércoles, 20 mayo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo quincuagésimo noveno: " Si no tienes sentido del humor, estás a merced de los demás". (William Charles Rotsler, 1926 – 1997; escritor estadounidense).

Si nos fiamos de la buena gente de la televisión, tan sinceros y buenaspersonas ellos, y donde todo es tan real, pintar uno mismo una habitación es algo que resulta atractivo, entretenido y hasta entrañable, La idea que venden es imaginarte en un día de sol radiante pasando el rodillo por las paredes mientras silbas alegremente, y con un brazacos al lado que te sujete la brocha (oye, puestos a imaginar), riendo y jugando ambos con la pintura mientras se irradia una completa felicidad.

!Ja!

Por cierto, que no veo yo muy normal que haya gente que le comentes que vas a pintar y muy amablemente te saquen de su casa un cubo lleno de rodillos, pinceles, brochas y rasquetas, que te los quedas mirando y piensas: ¿quién será más viejos ellos o yo?, mientras te dicen “no, si esto no se estropea, está como nuevo, todavía se puede utilizar”.

Y no lo digo yo por la ayuda que te brindan, muy de agradecer, sino porque si alguien después de pasar por la experiencia de (intentar) pintar una habitación tiene el cuajo de guardar todos los instrumentos para una !!!próxima vez!!! en vez de pulverizarlos sin compasión, que es lo que la gente normal quiere hacer después de semejante experiencia, es que algo no anda bien en su cabeza.