. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2663. Martes, 26 mayo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo sexagésimo tercero: “Solo hay una fuerza motriz: el deseo”. (Friedrich Schiller, 1759 – 1805; poeta alemán).

Casi todo el mundo comprende lo importante que es saber valorar las cosas. Especialmente aquellas que son más escasas. Ésa y no otra, es la razón por la que unas cuantas personas acumulan tanto dinero. Gente preocupada por el bien común, altruistas vocacionales empeñados en que los demás tengamos muy poco y así aprendamos a valorarlo. Por nuestro bien. Solo por nuestro bien. Y encima los criticamos. Somos unos desagradecidos de mierda.