. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2664. Miércoles, 27 mayo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo sexagésimo cuarto: “¿De qué sirve el calor del verano sin el frío del invierno para darle dulzura?” (John Steinbeck, 1902-1968, escritor estadounidense).

Perdona y olvida, escucha, comprende y aprende, aprecia y agradece, duerme menos y sueña más, celebra y diviértete, ejercita tu cuerpo y también tu mente, quiérete mucho y mímate, comparte y regala, enamórate, habla menos y di más, evoluciona y se un poco mejor cada día, imagina y crea, simplifica los problemas, hazlo hoy, hazlo ya, ríete, sonríe sin parar, simplemente inténtalo.

Pues vale. Todo muy bonito y muy bien servido. No hace falta ser un autogurúdelaautoayuda para saber qué hacer para sentirse a gusto.. La teoría bien, la práctica ya es otra cosa. El problema ¡y gordo! es cómo hacerlo. Y de eso sí que nadie da instrucciones.

Pocas frases son tan estúpidas como la de querer es poder. Servidor lleva toda la vida queriendo ser invisible (a voluntad) y no hay manera. Y mira que la gente consigue hacer cosas raras; si hasta (dicen) que había uno que se empeñó en convertir el agua en vino y lo consiguió. ¡Anda que si pudiéramos! Un día de piscina nunca volvería a ser lo mismo.