. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2667. Lunes, 1 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo sexagésimo séptimo: “No entiendo por qué cuando destruimos algo creado por el hombre lo llamamos vandalismo, pero cuando destruimos algo creado por la naturaleza lo llamamos progreso”. (Edward James, 1949; actor estadounidense).

Hasta hace algunos años lo único que se corrompía eran los cartones de leche abiertos mucho tiempo, las cintas de cassette -siempre la que querías escuchar- los archivos winzip del windows95 y los cartuchos del spectrum. Ahora parece que la corrupción nos afecta a todos.

Y con razón. Porque todos nos corrompemos. Todos somos, en alguna que otra ocasión, víctimas de la corrupción. Yo mismo, y no me avergüenzo de ello, he tenido varios episodios de corrupción en el último año. Aunque solo sea -y no pueden dejarlo más claro los señores de la RAE- en la última de sus acepciones. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.