. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2672. Martes, 9 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo septuagésimo segundo: “Un consejo es algo que pedimos cuando ya conocemos la respuesta, pero quisiéramos no conocerla”. (Erica Jong, 1942; escritora estadounidense).

Los mosquitos están diseñados para dar rabia. El mosquito es un animal cobarde y traicionero que te pica sin avisar, sin darte opción de lucha, y lo que es peor, la mayoría de las veces cuando estás dormido. Hay que ser muy cagón para atacar a alguien cuando duerme.

Y una picadura de un mosquito es una de las peores cosas que te pueden pasar en la vida. ¿Por qué? ¡coño!, ¡pues porque pica! Que así, analizado en términos de mortalidad lo mismo suena exagerado, pero se te hincha la zona y te sale una roncha del tamaño de una patata que da miedo de ver. Además la palabra roncha.. ¡qué palabra más fea!, se podría usar como insulto: a ver tu desgraciao, roncha de mierda. Suena mal. Y encima cuando te rascas siempre acabas con la piel en carne viva, porque las ronchas son como las pringles o como la diarrea, cuando haces pop ya no hay stop.