. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2673. Miércoles, 10 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo septuagésimo tercero: “La herida no cerraba porque la sutura estaba hecha con puntos suspensivos”.

Los prospectos de los medicamentos comparten las mismas propiedades que los mapas de carretera, una vez que los abres y los despliegas es totalmente imposible doblarlos igual que estaban.

¿Y quién se encargará de doblarlos la primera vez? Porque resulta que de un cuadrito de papel diminuto -asíndepequeño- que va en la caja, despliegas, despliegas, despliegas, despliegas y aquello acaba siendo un din-a3xxxl. ¡Vaya máquina de tío el que lo haga! Todo un profesional. De verdad que hay trabajos que por mucho sueldo al mes que tengan, nunca estarán bien pagados.