. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2675. Viernes, 12 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo septuagésimo quinto: “La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora”. (José Ortega y Gasset, 1883 – 1955; filósofo español).

En algunas zonas de Java las parejas acostumbran a tener relaciones en el campo ya que toda la tribu piensa que así consiguen que las cosechas aumenten. A más relaciones, mejores cosechas por lo que son los propios padres los que fomentan cualquier revolcón que se ponga a tiro.

Si por estos lares hubiera corrido el mismo chisme cuando las parejas se apareaban en el pajar o en la era, hasta los padres más recalcitrantes de los coiteadores hubieran promovido el tema. Y ampliamente.

Lo de la honra está bien, pero the business is the business.