. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2681. Lunes, 22 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo octogésimo primero: “Comúnmente los médicos, como la cerveza, son mejores cuando son viejos; y los abogados, como el pan, cuando son jóvenes y nuevos. Thomas Fuller, 1608 - 1661; historiador inglés).

Si hay algo que caracteriza a estos apuntes es la continua y habitual crítica, protesta y hasta denuncia social que aparece -día sí y día también- sobre los temas más profundamenteprofundos y, por supuesto, de rabiosa actualidad.

Hoy no podía ser menos. Aprovechando que estamos con el calor y sus consecuencias, propongo un evidente (otro) cambio de nombre. ¿Aire acondicionado? ¿Por qué llamamos máquina de aire acondicionado a una maquinita que normalmente solo escupe frío? ¿Por qué llamar acondicionado a un aire que helaría a los mismísimos esquimales?

La llamamos máquina de aire frío y acabamos antes.