. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2686. Lunes, 29 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo octogésimo sexto: "Uno de los peores efectos de la religión es que nos enseña que el estar satisfechos con no comprender las cosas es una virtud”. (Richard Dawkins, 1941, biólogo inglés.).

En el verano de 1979, la banda de pop irlandesa The Boomtown Rats, comandada por Bob Geldof, fue número uno de las listas con la canción I Don´t Like Mondays. Estaba inspirada en la matanza que había cometido la adolescente de dieciséis años, Brenda Ann Spencer, el lunes 29 de enero de ese mismo año en un colegio de San Diego (California). Brenda asesinó al director y al conserje del centro e hirió a otros ocho menores y a un policía mientras disparaba con un fusil semiautomático de mira telescópica desde la ventana de su casa, situada frente a la escuela.

Cuando le preguntaron por la razón de su conducta, se encogió de hombre y respondió: "No me gustan los lunes."

Pues eso.