. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2696. Lunes, 13 julio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo nonagésimo sexto: “El mismo sol no ve hasta que el cielo se aclara”. (William Shakespeare, 1564 - 1616; escritor inglés).

El alcohol se está poniendo por las nubes... por lo que beber acabará siendo solo para ricos. Para fumar, aparte de estar más perseguido que pegar a un padre con un calcetín sudado, hace falta tener un sueldo de consejeroautonómico, mínimo. Y la inversión para coitear con unas ciertas garantías de éxito y de variedad es, según van pasando los años, cada vez más perjudicial para el bolsillo.

Por lo que vivir es solo para ricos. Sobre todo si hacemos caso de la sabiduría popular (ahora sabiduríaciudadana) que ha sido capaz de parir el excelso: si no bebes, ni fumas, ni follas, ¿para qué vives so gilipollas? Ni los versos más profundos de García Lorca o las canciones desesperadas de Pablo Neruda tienen parangón con esta sublime obra maestra de la métrica y la poesía española contemporánea.

Ni tan certeramente realista.