. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2706. Lunes, 27 julio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo sexto: “El ánimo es la más sana medicina”. (Salomón, 1011 a.C. - 928 a.C.; rey de Israel).

Nos encanta hacer cosas a distancia sin hacerlas, de esa afición nació el mando a distancia de la tele, las redes inalambricas y, por supuesto, las madres. Las madres son unas máquinas de hacerte cosas sin que tú tengas que mover un dedo.

Supongo que quien más y quien menos ya le tendrá cogido el tranquillo a la suya pero, por si acaso, quiero legar a todos aquellos que aún viven en casa de sus padres y tienen para su uso y disfrute una madre delasdetodalavida, un viejo truco que no falla. Tienes hambre, quieres algo para cenar y no te apetece moverte, coges aire y gritas, “mama que tengo hambre, hazme algo”; a lo que ella automáticamente te gritará “y por qué no te lo haces tú, espabilao”. Pues bastará con contestarle un: "buehhhh, venga, da igual, si ya se me ha pasao". E impepinablemente te lo hará.

Una pena que estas cosas tengan fecha de caducidad. Y que algunos ya la hayamos pasado ampliamente. Una pena.