. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2712. Martes, 4 agosto, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo duodécimo: “La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para vivir”. (Gabriel García Márquez, 1927 – 2014; escritor colombiano).

Estoy pensando seriamente en convertirme en diseñador de moda. Y para ello me estoy preparando concienzudamente. Ya he aprendido a vocalizar con voz gangosa la frase: la próxima primavera serán tendencia los tonos pastel con cuello estilo palabra de honor y pantalones de pitillo. Que traducido viene a ser que la gente vestirá muy moñas, con camiseta sin cuello, pantalones apretados que cortan la circulación -especialmente a la altura de los tobillos- y todo de un bonito color rosamarica, pero que dicho con el tono de voz adecuado sentará cátedra.

Pero lo más inquietante es que llegará la primavera y sin saber ni cómo ni por qué, gran parte de las personashumanas acabarán poniéndose semejante atuendo. Y no porque les guste, que tampoco estamos tan desquiciados, sino porque es moda y si no vas a la moda no eres ni cool, ni chic, ni güay, sean lo que sean cada una de esas palabras (siempre de cuatro letras) que nadie sabe que quieren decir pero que todos decimos.

Aunque la moda se vista de seda.