. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2717. Jueves, 3 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo decimoséptimo: “La sabiduría y el humor son las grandes esperanzas de la cultura”. (Konrad Lorenz, 1903-1989; filósofo austriaco).

Los griegos, aparte de hacer un yogur muy bueno, perfeccionaron lo de elegir al jefe que los tenía que mandar. Si hasta entonces la cosa se organizaba según el tamaño de los músculos y de las garrotas, los griegos van e inventan la democracia, que, aunque se empeñen en decirnos que significa el gobierno del pueblo, cualquiera que conozca un poco de griego clásico sabe que la palabra original se compone de demo, que viene del verbo dar, y cracia cuyo significado no está muy claro pero que originariamente parecía aludir a cierta parte del cuerpo.

De ahí que practicar la democracia o practicar el griego vengan a ser, como bien demuestra la experiencia, un mismo acto.