. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2722. Jueves, 10 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo vigésimo segundo: “El ser humano es el único animal preocupado por su peso”. (Philipp Meyer, 1974, escritor estadounidense).

Yo creo que se han acostumbrado a tantos años de puteo continuo por parte porque sino, no entiendo lo de las mujeres y los tacones. Por razones obvias (uno no es masoca) no soy experto en el tema, pero prueba a ponerte unos y seguro que no eres capaz ni de salir por la puerta; y eso si son bajitos y de los anchos, que llegas a probarte unos de esos de aguja y acabas con tres miembros escayolados. Sin embargo, ellas son capaces de aguantar horas y horas encima de tacones de altura imposible y hasta de bailar con ellos puestos.

Hay que reconocerlo porque es evidente: la capacidad de soportar dolor de las mujeres está a años luz del de los hombres. Y no lo digo solo por lo de los tacones, que también, sino porque son capaces de parir niños con la cabeza de una sandía, mientras que un hombre si está cagando y le viene el tema un poco más gordo, ya está pidiendo la epidural a gritos. !Y lo llaman el sexo débil..! ¡Ya!