. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2724. Lunes, 14 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo vigésimo cuarto: “Todos los días descienden a la tumba hombres oscuros cuya timidez les impidió hacer un primer esfuerzo”. (Sydney Smith, 1771-1845, clérigo inglés).

Empiezas separando la ropa blanca de la de color -con todas las dudas que eso conlleva- (¿si una camiseta es negra y tiene letras blancas qué?) y luego tienes que elegir un programa. Y hay unos cuantos, que si para ropa sucia, muy sucia, delicada, sintética... Tendrás que ajustar la temperatura, las revoluciones del centrifugado, programar el aclarado y activar la función antiarrugas, pasos todos ellos antes de continuar con el siguiente punto de los cuarentaycinco que vienen en el manual de instrucciones de la maquinita bajo el título: guía rápida para poner en funcionamiento la magnífica lavadora que usted acaba de adquirir.

Vamos que después del punto uno: "abrir la puerta de la lavadora" (que tampoco es que aquí te den facilidades), o eres un experto en físicateórica o mejor dejas los botones como están y que salga lo que tenga que salir.

Luego dicen que las personashumanas amasdecasa no entienden las nuevas tecnologías. !Pero si son capaces hasta de poner una lavadora!