. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2725. Martes, 15 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo vigésimo quinto: “Mi cuerpo es como el universo... Está en permanente expansión” (John Candy, 1950-1994; actor estadounidense).

Aunque no me gustan los deportes, entiendo esa afición por participar en mil y una mediasmaratones o jugar al fútbol cada vez que se presenta la ocasión. Dicen que es sano y tal. Ellos mismos. Lo que no entiendo es todos esos que no los practican pero se quedan pegados como lapas viendo, por ejemplo, fútbol en la televisión. Y siempre sale el listo diciendo “ahhhh, pues eres un pringao, con lo que mola ver a tu equipo por la tele, ahí, sentirlo, vivirlo...

Bien, pues a partir de ahora que solo vean pelisporno... pero sin practicar. A ver si es lo mismo.