. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2730. Martes, 22 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo trigésimo: "Cualquiera que no sepa qué sabor tiene el jabón, jamás ha bañado a su perro”. (Franklin B. Jones, 1869 – 1935; político estadounidense).

Evidentemente yo no sé nada de revistasporno pero para hablar de ellas no he tenido más remedio que documentarme. Una cosa cultural, de responsabilidad y de compromiso. Nada de vicio. !Faltaría!

Y he llegado a la conclusión de que no engañan a nadie, que ya desde su título deja bien claro de qué van.

La más conocida es el playboy. Play de jugar, y boy, que además de ser la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo ir, significa en inglés chaval. No hay confusión: juega chaval. Y claro pues los chavales que se las compran juegan, de una forma egoísta, con ellos mismos, sí pero juegan, que para eso la revista ya les incita a ello desde el título.

En España la más conocida es la revista interviu, inter, que significa por dentro y viu de ver, ver por dentro, tampoco engaña a nadie. Y eso que en este caso la cosa puede no estar tan clara que a algún despistado (hay genta pató) eso de ver por dentro le puede sugerir una colonoscopia. Y claro, eso no incita a comprarla precisamente.