. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2743. Viernes, 9 octubre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo cuadragésimo tercero: “La imaginación es la única arma que lucha contra la realidad”. (Robert Breault, 1963; cantante estadounidense).


No sé, a mi es que mezclar zonas tan delicadas con cosas enchufadas no me da mucha seguridad... por muy realista que sea. Además, !cómo para fiarse de las opiniones de quienes lo han probado!, con la mala leche que se les queda a algunos después de una inconfesable descarga... eléctrica.