. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2749. Martes, 20 octubre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo cuadragésimo noveno: "Errar es humano; para estropear las cosas de verdad necesitas un ordenador. (William Vaughan, 1915 - 1977; periodista americano).

Empieza a oscurecer, miras por la ventana y ves un intenso resplandor azul cobalto fluorescente, que lo primero que se te ocurre pensar es… ¡a ver si los extraterrestres nos están invadiendo el planeta! No, no puede ser, que todo el mundo sabe que los extraterrestres son verdes. Segunda opción: están tirando cohetes y la pólvora la hacen con pitufos triturados. Podía ser, pero había una razón más sencilla, el resplandor era parte de la decoración navideña del carrefour que ya han empezado a colocar. !Está a más de diez kilómetros y se ve!

Hasta que pasen las navidades habrá que ir a comprar -como los famosos- con gafas de sol. La salud de los ojos está en juego.