. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2753. Lunes, 26 octubre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo quincuagésimo tercero: "Si deseas saborear tu virtud, peca de vez en cuando”. (Ugo Ojetti, 1871 -1946; escritor italiano).

Con algunas cosas que dicen que hay que cumplir deberían especificar un poquito, sobre todo aquellos que se empeñan en entender las cosas al pie de la letra. Van y dicen: no matarás. Vale, está bien, pero, ¿no matarás nunca?, ¿no matarás nada? Y más importante, ¿en el tema entran o no los muertos que uno liquida en los juegos de la consola? Demasiadas dudas.

A ver, si no matáramos nada nos moriríamos de hambre, o eso o nos comemos a los pollos vivos, y no sé qué es peor. Es verdad que podríamos ser vegetarianos, pero ¿no dicen que las plantas también son seres vivos? Y lo que es más importante, resulta que cuando uno se rasca mata millones y millones de células, ¿eso quiere decir que no nos podríamos rascar? Y por ahí no. Podría comer animales vivos, incluso no jugar al carmageddon, pero... ¿vivir si rascarme los huevos? Hombre, pues no, que es una de mis principales habilidades y la llevo practicando toda la vida.