. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2756. Jueves, 29 octubre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo quincuagésimo sexto: " El que nace con la vocación de cuentista trae al mundo un don que está en la obligación de poner al servicio de la sociedad". (Juan Bosch, 1909 - 2001; novelista dominicano).

Un trabajo es un trabajo (y más en estos tiempos) pero hay que reconocer que algunos son muy desagradecidos. Que estás siete años para sacarte tu carrera de periodismo y todo el mundo te felicita cuando, presumiendo, dices que has conseguido trabajo como redactor en una revista de tirada nacional. Hasta que se enteran que es en una revistaporno. Que sí, que te pagan y eso, pero ¿alguien va a leer alguna vez algo de lo que escribas? Pues no. Es más, seguro que ahora muchos hasta se están preguntando si esas revistas llevan texto. Pues sí, lo llevan, posiblemente no mucho, pero ese poco lo tiene que haber escrito alguien que ha puesto su corazonzito y su imaginación (sobre todo imaginación) para bordar unos textos que acompañen a las imágenes como se merecen.

Debe de ser frustrante saber que aquellas palabras escritas de la forma más poéticamente posible !y con todo el cariño del mundo! no las va a leer nadie. Y que si acaso, aquellas letras salidas de lo más profundo del corazón acabarán tornándose en borrosas y sin sentido cuando sean manchadas por algún tipo de sustancia extraña que las convierta, inevitablemente y para siempre, en papel maché.